La acción de gracias tuvo lugar en la comunidad verbita de La Florida y fue transmitida por Facebook.

Con una Eucaristía presidida por el Provincial Yuventus Kota SVD y concelebrada por algunos cohermanos, la comunidad verbita despidió esta mañana al padre Pedro Bujok SVD,  quien falleció ayer a causa de un cáncer que lo aquejaba.

Las exequias se realizaron en la Casa de Retiro de La Florida donde fue acompañado por un restringido número de público, principalmente sacerdotes verbitas, debido a la cuarentena impuesta por la autoridad sanitaria para la Región Metropolitana durante los fines de semana. No obstante, muchas personas siguieron la transmisión de la misa por Facebook.

 Un hermano místico

 En su prédica el Padre Provincial rememoró el modo humano y religioso que marcó la vida del P. Pedro y, citando el Evangelio del día, aseveró: “Fuiste como Juan el Bautista, con la misión de ser la voz piadosa que anima e invita al Pueblo a cantar el amor de Cristo eucarístico. Una voz silenciosa, motivadora y contemplativa que motiva desde el silencio interior”.

Dirigiéndose siempre en primera persona, continuó: “A través de tu testimonio de  fe nos enseñaste que Dios nos habla en el interior de nuestro corazón, para vivenciar la presencia mística del Verbo Encarnado; una voz misionera que nace de una fe profunda como fruto de la oración.

 Esmerado difusor de la Palabra

 El P. Yuventus reconoció, al igual que muchos de los que conocieron al padre Bujok, su preocupación y pasión por difundir adecuadamente la Palabra de Dios.  “El padre Pedro siempre consultaba a filósofos, teólogos para dar una buena homilía, una buena reflexión. Era un hombre organizado y preparado para entregar el mensaje del Verbo Encarnado, para que se encarne en esta sociedad”, puntualizó.

 De profunda devoción mariana

 Al finalizar la ceremonia, el P. Andrés Mukosiej SVD, quien fue su  compañero de viaje de Polonia a Chile, recordó el arribo de ambos a suelo nacional y la profunda devoción mariana que demostró desde los inicios de su vocación religiosa.

“Llegamos el 6 de octubre del año 1983 a esta casa de La Florida y el mismo año, el 17 de abril, fuimos ordenados sacerdotes. Lo interesante de esa ordenación fue que Pedro, antes de que fuéramos ordenados junto con otros 10 compañeros, nos pidió que hiciéramos la peregrinación a la Virgen de Czestochowa que representa el origen de su espiritualidad”, señaló.

 “Cuando llegamos a Czestochowa, después de ser ordenados, nadie quería predicar porque había mucha gente (…) Pedro se ofreció para predicar frente a la Virgen del Santuario y esa prédica fue muy aplaudida por toda la gente, porque había miles de personas”, agregó.

 El P. Andrés  acentuó en la devoción del padre Pedro por la Virgen y destacó un particular signo el día de su muerte:  “era muy mariano y justamente al lado (de su féretro)  tiene la imagen de la Virgen de Guadalupe; partió el día de la patrona de Latinoamérica. Él amaba a este continente y a los chilenos y chilenas”, manifestó.

 Que descanse en Paz

 Luego de la celebración eucarística y la última recomendación del alma, el cuerpo del P. Pedro fue trasladado hasta el Cementerio Parque El Prado de La Florida donde descansará para siempre.

 

Galería de imágenes

 

La transmisión de la Eucaristía: