*Por: P. Ronald Aming’a SVD

San Martín de Tours nació en Panonia, Hungría, en el año 316. Estudió en Pavía donde conoció el cristianismo. Sus padres eran paganos. Su padre, que era tribuno militar, para desviarle del cristianismo, le obligó a ingresar en el ejército. Sin embargo, Martín conciliaba bien sus deberes militares con sus aspiraciones cristianas.

Martín fue bautizado y dos años después dejó la milicia para seguir a Cristo. San Hilario de Poitiers le instruyó en teología, filosofía, Biblia y Santos Padres con vistas a ordenarle de diácono viendo su capacidad de aprendizaje y su creciente fe.

Martín vivió una vida santa, ejemplar y caritativa de la valentía de un monje y soldado; y por su forma de ser, Martín en su casa, logró convertir a su madre a la fe católica.

La vida de San Martín de Tours se resume como lo decía “soldado por fuera, obispo a la fuerza, y monje por gusto”.

San Martin de Tours partió a la casa de Dios el 8 de noviembre del año 397, y es considerado patrono de Hungría y de las ciudades de Buenos Aires, Orense, Utrecht y Bucaramanga. Su fiesta se celebra el 11 de noviembre.

Oración a San Martín de Tours

Oh Dios, que conoces que por nuestras fuerzas no podemos subsistir; concédenos benigno que, por la intercesión de tu confesor San Martín, seamos fortalecidos contra todos los males que nos cercan.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

Amén.